Le prohibieron el ejercicio. Ella lo ignoró y mira lo que pasó el día que nació su bebé.

Siempre hemos escuchado que el embarazo es una etapa hermosa en la vida de la mujer pero que también se debe tener mucho cuidado con las cosas que se hacen durante estos meses pues tanto la salud de la madre como la del bebé pueden estar en gran riesgo si se toman acciones innecesarias que lleven a accidentes. Durante el embarazo es muy difícil encontrar algo que se encuentre prohibido, pero si hemos escuchado mucho que hacer ejercicio podría poner en riegos la salud del bebé que está por nacer. ¿Es esto cierto? 

Hoy te traemos la historia de una madre adicta a los deportes y al ejercicio que sufrió una gran decepción cuando su médico obstetra le recomendó que lo mejor sería que ella no practicara actividad física de alto impacto mientras se acercaban los últimos meses de embarazo, pues esto podría traerle como consecuencia un trabajo de parto adelantado o lesiones en sus músculos que le pasarían factura a la hora del parto.

Sin embargo, la mujer no podía simplemente dejar de hacer actividad física por lo que continuó yendo al gimnasio a entrenarse todos los días como si la enroma barriga no estuviera allí ni le estorbara en lo absoluto. La mujer aún hacía ejercicio cardiovascular por 40 minutos, y luego se pasaba a las máquinas de entrenamiento a levantar pesas y hacer pierna. Ella llevaba la vida normal incluso en el embarazo.

El momento del parto llegó y la mujer tuvo que correr al hospital a recibir a su hijo y para sorpresa de ella el ejercicio sí que cambió su experiencia con el parto… ¡pero de forma positiva! 

Como la mujer realizó muchos ejercicios cardiovascular su cuerpo durante el embarazo se encontraba bien oxigenado y con mayor número de glóbulos rojos circulando por su cuerpo, por lo que no sufrió la anemia características de las embarazadas y su hijo se encontraba en óptimas condiciones físicas. Además, la fortaleza del ejercicio le permitió tener músculos más fuertes para pujar por lo que el trabajo de parto duró menos que el promedio, sin tanto dolor ni estrés. Fue casi un paseo en bicicleta tener a su primer hijo y ella se encontraba orgullosa de ello.

Durante la inspección neonatal el bebé tuvo la mejor puntuación en los test para medir la maduración, fuerza y capacidad respiratoria de los recién nacidos gracias a los ejercicios que su madre realizó durante el embarazo, esto desmintiendo aquello de que hacer ejercicios en el embarazo pondrá en riesgo a tu bebé. ¡Informa a las personas a tu alrededor! 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close